Amazon MP3 Clips

jueves, 4 de agosto de 2011

Dan ganas de gritar en un campo despoblado. (Respuesta a una opinión sobre Libia de una gran y querida amiga)

Querida ...., cuál comentario sobre el "santurrón Gaddafi? 
En tu posición contraria a la intervención y los bombardeos contra Libia tienes toda la razón, somos muchos los que así pensamos. Pero no confundir, nuestro rechazo no implica que veamos a Gaddafi como un santo aunque tampoco es mas diablo que otros. En su mejor época fue un líder indiscutible y logró para su pueblo lo que ninguna nación africana había logrado: soberanía, independencia, trabajo y derechos laborales, educación y salud gratuitas, un estándar de vida que ningún país africano ha logrado hasta hoy. Pues bien, los países de la OTAN dejarán todo hecho cenizas antes de abandonar Libia (lo hicieron los Nazis antes de abandonar derrotados sus posiciones), con la sensación de derrota al no haber logrado sus propósitos de echar o matar a Gaddafi. Así entregarán el país en bandeja a las grandes compañías inversoras, los bancos, los grandes consorcios que se dedicarán a la reconstrucción de lo destruido y sacarán, como siempre lo han hecho, sus suculentas y grandes ganancias y le harán creer al mundo que lo hacen como una acción humanitaria, de la misma manera como define la OTAN su acción de sangre destrucción y muerte. Además, la industria de la guerra (entre ellas Alemania, que está a la cabeza en la exportación de armamentos) se debe estar ya sobando las manos porque la nueva Libia que salga de este despropósito, tendrá que reestructurar, reconstruir y rearmar su ejército, su aviación y su marina de guerra, todo destruido por la acción “humanitaria en defensa de los civiles” ejecutada por la arrogancia y el sino colonialista del Nuevo Orden Mundial de USA, los países poderosos y sus lacayos vendidos. Todo esto es perverso y dan ganas de gritar en un campo despoblado, hasta que se caigan desplumados los pájaros del cielo y se despierten tempestades.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario