Amazon MP3 Clips

viernes, 28 de septiembre de 2012

A propósito de Hollande y su apelación en la ONU, para intervenir militarmente en Siria y Mali y no descartar la intervención militar en Irán.






A propósito de Hollande y su apelación en la ONU, para intervenir militarmente en Siria y Mali y no descartar la intervención militar en Irán.

by Pablo Ardouin Shand


¿Porqué será que Rusia y China, la Liga de Países no Alineados (120 países agrupados en la NOA y MPNA), los Nórdicos, el Mercosur, el Alca, la Unasur y el Alba, son los que apelan a la comunidad mundial a no intervenir en conflictos internos de los paises?

¿Porqué será que estos países en general, se oponen y algunos se mantienen neutrales, ante la carrera guerrerista y neo-colonialista que ha renacido como un cancer en los paises poderosos de Europa, Francia, Inglaterra, Holanda, Alemania los Estados Unidos de América, los menos poderosos y en decadencia, como España, Portugal  Italia, Israel? (a no engañarse, no es otra cosa que una forma de colonialismo, la política del Estado de Israel ante los árabes y Palestina).

Todos ellos practican la apología del belicismo y la guerra, la fuerza bruta ante la razón. Todos apoyaron el desastre de Afganistán, Irak, Somalia, Libia y piden la intervención armada en Irán y Siria y se desentienden del conflicto Palestina - Israél.

Ahora solicitan a la Onu y la Otan la intervención en Siria y mas recientemente en Mali. Francia ya prepara su contingente militar y España, sumida en la hecatombe financiera y la indignación de sus habitantes, asegura el apoyo logístico y material.

Ante el porqué será, respuesta muy sencilla:
ninguno de ellos, Rusia, China, los países Nórdicos, los Paises no Alineados y por supuesto nuestros paises agrupados en el Mercosur, el Alba, el Alca y la Unasur, son paises con pasado colonialista.

No es casualidad que precisamente quienes hacen apología de la intervención y la guerra, sean Francia, Inglaterra, Holanda, Alemania, España, Portugal, Italia, Israél y los Estados Unidos de América. A todos ellos los une un denominador común, que se asocia a una simple palabra: Colonialismo. Palabra muy actual, asociada a la vez a otras simples palabras: ocupación, conquista, usurpación, robo, piratería, abolición, genocidio y exterminio.

Todos y ninguno de ellos, han dejado nunca de ser colonialistas, porque esa mentalidad colonialista está incrustada en la mentalidad no solo de sus líderes y élites, si no también en una gran parte de la población y el habitante de “a pié”. Vivo acá desde hace 30 años y puedo asegurarlo sin una pizca de duda, lo palpo día a día en las discusiones y tertulias con mis anfitriones europeos, no todos por supuesto. Se puede discutir muy civilizadamente con los europeos sobre cualquier tema. Llega el momento álgido y amargo, cuando la discusión desemboca en el concepto de “Orden Mundial”. Ayayay, como se le sale lo bonaparte, lo victoriano, lo bárbaro, lo germánico, lo visigodo, lo teutónico y prusiano y aquí no vale si se es de izquierdas o de derechas.  

En el período de la Guerra Fría, ese gérmen colonialista estaba en freno y se mantenía en remojo, porque el mundo estaba dividido en dos bloques y la amenaza a un conflicto de caracteristica catastróficas para la humanidad, les impedía desenmascararse.
Hoy, en tiempos del Imperio Único, (lo ha dicho Obama) estos paises no trepidan, no dudan ni esconden su pretension de ocupar el mundo, en una carrera desenfrenada a la siga de los recursos que aseguren su subsistencia y dominación, sin escrúpulos, como si ello fuera un acto divino y de justicia, de vida o muerte. Arrasar convirtiendo a los paises a la condición de vasallos, acabando con sus milenarias tradiciones, cultura, creencias, usos y formas de vida para así luego imponer las suyas.

Ese es el meollo de su concepción, no aceptan las diferencias y quieren un mundo unipolar.
Se interesan en las diversas culturas y formas de vida de los pueblos no para respetarlas o aprender de ellas y conservarlas como Patrimonio de la Humanidad, si no para robar lo que sea rescatable a sus intereses, desechando el resto a modo de destrozarlas, atacando sus puntos débiles. Así arrasaron a pueblos milenarios completos en la Amazonia, en nuestros paises indo-americanos, en América del Norte, en Nueva Zelandia, en Australia, en Africa.
No aceptan las diferencias, quieren el mundo global solo para dominarlo y mantenerlos como corderos.

Francia por boca de un “Socialista”, presidente Hollande, pide intervención militar en Siria y Mali y los paises de la ONU mas encima aplauden. No otra cosa hacen Obama y Cameron y toda la gama de amos del poder mundial; tipejos despreciables que aún no son reconocidos como tales por una gran mayoría de corderos que los han votado.

Ya está, ya está aquí, ya está implantado el Nuevo Orden Mundial con la benevolencia de los paises vasallos, cobardes, vendidos y sin dignidad.

¿Y el gentío “de a pie”? ¿tendrá los cojones y el valor digno de salir a las calles a denunciar lo imposible?

No, no lo tendrá, porque el gentío “de a pie” está muy cagado, lo tienen contra la espada y la pared, con un cinturón cada vez mas apretado ya incrutándose en los huesos y si sale a la callé, es para pedir por su propio bienestar, para que no le sigan agujereando el cinturón, que ya está llegando al extremo y no habrá hebilla que lo aguante; le importa un coco lo que pase fuera de sus fronteras.

Salen a la calle en España, salen en Grecia, salen en Portugal, salen en mi pais Chile, salen todos por razones bien fundamentadas, justificables y loables pero, yo a veces no puedo dejar de espantarme de la poca solidaridad mundial, de la casi nula solidaridad entre los pueblos, cada cual cuida de su propio terreno, de su propio bienestar, de sus propias cuatro paredes.

Si, quizás estoy exagerando, -soy conocido entre mis familiares y conocidos como despotricador- y el mundo no era mejor en los años 60 y 70, pero nadie puede negar que los pueblos salieron en masa a la calle para protestar y demostrar en contra de la guerra de Vietnam, con un eco y fuerza tan enorme, que tembló el poder y derribó a un gobierno Norteamericano. Nadie puede negar que muchísimos años antes, un tal Mahatma Gandhi, sacó a la calle a toda una nación y tembló el poder y cayeron dinastías y amos por doquier. Y que otro tal por cual Nelson Rolihlahla Mandela, no hizo otra cosa en Sudafrica.

En la Europa de los años 70, principalmente en Alemania, donde resido, los chilenos conocimos de la solidaridad Internacional y hasta lloramos de emoción, al ver las calles alemanas alborotadas y abarrotadas por un pueblo que se manifestaba en contra de la barbarie en mi país, un pueblo alemán que aún no caía en picada en el neo-capitalismo salvaje y consumista. Este pueblo alemán, que se encuentra ahora al parecer dormido, aunque aún no lo sabe o no quiere saberlo, -porque es mas dolorosa la cruda verdad que la cocinada mentira piadosa en la que vive- se parece mas a un muerto que a un vivo.

Cada vez que un lider mundial justifique su actuar hablando en nombre de la Democracia, los Derechos Humanos, la Justicia, los Pueblos, se está arrogando el derecho de hacerlo obviamente también por mi. Al escuchar sus palabras atestiguo, que yo tengo un concepto de la justicia, la democracia, la moral y los valores universales humanistas, los derechos humanos de los pueblos, diametralmente opuestos.

Señor Hollande, métase su Socialismo Renovado por el mismísimo orto y tenga mas decencia y respeto, ante las personas que aún no hemos perdido nuestra dignidad y nuestro derecho a decidir y actuar, siguiendo los designios de nuestras propias convicciones! Hable solo por usted y la mentalidad feudal, añeja, arcaica y colonialista de muchos de sus pares.

Que nadie hable, decida, actue, razone y justifique en mi nombre!

Yo soy el pueblo al que ustedes, señores Amos del Poder, se arrogan el derecho de representar.

Yo soy el 99%, aunque una parte significativa de este 99%, siga votando por gánsteres de la política y aún no se decida salir a la calle en masa.


Pablo Ardouin Shand
Soltau, Alemania, septiembre del año c2012

No hay comentarios.:

Publicar un comentario